By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

8 consejos para ahorrar aceite en la cocina

Los aceites considerados más saludables, como de oliva, canola, aguacate o coco, suelen ser costosos, y aunque son mejores para nuestras arterias que los vegetales e hidrogenados, siguen siendo altos en grasas. Por eso, bien sea que quieras ahorrar dinero o calorías, utilizar menos aceite a la hora de cocinar siempre es una buena idea. Acá te presentamos 8 consejos que te ayudarán a lograr este objetivo.

1. No siempre debes gastar más

Comencemos por lo básico: el precio. No necesariamente tiene que ser caro para ser bueno. En los supermercados puedes encontrar aceites de oliva o de canola, por ejemplo, a precios reducidos. Por ejemplo, productos “genéricos” de marcas bien reconocidas, o una presentación más grande (casi siempre a un mejor precio). Puedes usar estos aceites sin problema para cocinar y saltear. Sin embargo, para platillos en los que el aceite se destaca, como ensaladas, pesto o vegetales al dente, sí es mejor que inviertas en un aceite de oliva extra virgen de mayor calidad. Total, lo usarás en muchísima menos cantidad.

2. Mide y planifica lo que cocinarás

Tener un plan claro de lo que vas a cocinar y en cuánta cantidad te ayudará a ahorrar aceite. Por ejemplo, si harás milanesas y papas fritas, puedes prever que, uno, necesitarás una cantidad adecuada de aceite para que los alimentos se sumerjan bien, y dos, que deberás freír las papas primero, que son una comida más neutra, y las milanesas de último, porque el sabor de la carne es más fuerte y el empanizado puede “ensuciar” el aceite. De esa forma, podrás usar el mismo aceite para ambas preparaciones.

3. Cuela el aceite para reusarlo

Si después de cocinar ves que el aceite quedó relativamente limpio y no se oscureció, pudieras reutilizarlo un par de veces más. Para hacer esto, es necesario que lo cueles. Deja enfriar el aceite y fíltralo a través de un colador de tela fina. Algunos filtros para café sirven para este fin. De esta manera eliminarás hasta los residuos más pequeños y evitarás que esas partículas se quemen cuando lo vuelvas a usar. Recuerda que bajo ningún concepto puedes aplicar esta técnica de reutilización si en el aceite freíste carne, pollo o pescado, si el aceite ya está oscuro o cambió su consistencia. Además, reúsa el aceite solo para cocinar. Si vas a elaborar aderezos o marinados, utiliza siempre aceite fresco.