By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

10 tendencias de “dietas” que deberías descartar

Advertisement

La “teoría” para la pérdida de grasa corporal es, digamos, bastante directa: consumir menos calorías de las que el cuerpo gasta, por un periodo determinado. Sin embargo, el cómo lograr ese llamado déficit calórico es lo que trae de cabeza a mucha gente, y el hecho de que en internet y las redes sociales se difundan tantas dietas no ayuda, sobre todo porque la mayoría proviene de “influencers” o “gurús” no certificados. Existen algunas tendencias que pudieran tener efectos negativos en el organismo o incluso disparar trastornos alimenticios, y aquí te mostramos 10 que no deberías seguir, al menos no sin asesoramiento profesional.

1. Master Cleanse, o “limpiezas” de zumos

Son dos tendencias que resumiremos en un solo punto. La dieta Master Cleanse te indica consumir una mezcla de jarabe de maple, zumo de limón, pimienta de cayena y agua durante un mínimo de 3 días y un máximo de 10, mientras que las “limpiezas” de zumos te piden seguir una dieta líquida de varios días a base de zumos de frutas y verduras. Ambas buscan “desintoxicar”. El problema con estos dos métodos, aparte del grave déficit nutricional que provocan, es que cualquier pérdida de peso que experimentes será solo de agua por el efecto diurético, y lo recuperarás tan pronto comiences a comer de nuevo. Así que no gastes tu tiempo ni tu dinero.

2. Baby Food Diet

También se conoce en español como la dieta del potito, y ojalá que con su nombre ya sepas que no es adecuada. Esta dieta se basa en reemplazar tu desayuno, almuerzo y colaciones con 10 a 15 potitos de comida para bebés (compotas, purés, etc.). En primer lugar, la comida de bebés es insuficiente en fibra, proteína y grasas para una persona adulta y no llena, así que es muy probable que pases demasiada hambre o que termines en algún atracón. Por otra parte, las calorías y contenido nutricional de cada potito varían según la marca, así que es difícil llevar un control.

3. Dieta de la sopa

Esta dieta no es nueva, pero se ha popularizado últimamente gracias a las redes sociales. Las sopas son, de por sí, un muy buen alimento que generalmente mezcla vegetales y proteínas y que concentran muchos nutrientes en un solo plato. Sin embargo, basar toda tu alimentación en sopas no sostenible, mucho menos cuando se supone que debes prepararla solo con col u otros vegetales específicos y agua. Recuerda que este tipo de dietas líquidas solo logrará un efecto diurético y el peso que pierdas será de agua.

4. Dieta del aceite de coco

Sí, el aceite de coco en la cocina es más saludable que otros aceites vegetales hidrogenados, pero eso no significa que no sea calórico y grasoso, o que te ayude a adelgazar. Este es el problema con las dietas que se enfocan en un solo ingrediente: pueden generar falsas expectativas y frustraciones. El aceite de coco sigue siendo un aceite y el hecho de que lo agregues a todas tus comidas no te hará perder kilos. Y ni hablar del famoso café bulletproof. ¿Agregar mantequilla y aceite de coco a tu taza de café? No suena tan bien.