By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

7 formas en las que tu cerebro se ve afectado al enamorarte

Comenzaste a sonreír más, y de repente estás feliz todo el día. Esas “mariposas” que sientes cuando te enamoras no son causadas por tu corazón o tu estómago, sino por tu cerebro. Por eso, comúnmente, nuestra conducta cambia tanto cuando el amor ha tocado a nuestra puerta. Pero todo tiene su explicación. Existen muchos estudios sobre cómo el enamoramiento cambia nuestro cerebro, y mucho tiene que ver con ciertos neurotransmisores y hormonas que este órgano produce cuando estamos en ese estado. Acá te contamos sobre 7 efectos del amor sobre tu cerebro que quizás no conocías.

1. Aumenta el apego y la seguridad

Enamorarse hace que el cerebro segregue una sustancia llamada oxitocina, mejor conocida como la “hormona del amor”, la cual actúa sobre los sistemas relacionados con el placer. Esto incrementa la complicidad, el afecto y la confianza con la pareja. Por esto es que cuando estás con esa persona sientes apego y seguridad, según un informe de la Escuela de Medicina de Harvard. Esta hormona se libera a través del contacto físico, como al abrazarse, besarse y más, por lo que es probable que tu cerebro siempre quiera más.

2. Sientes euforia y felicidad

Sobre todo en las primeras etapas del enamoramiento, las personas sienten una emoción eufórica cuando están con su pareja, o cuando la ven entrar al salón, o simplemente cuando escuchan su nombre. Esto se debe a la dopamina, un neurotransmisor conocido como la hormona de la felicidad. El proceso es simple: el solo pensar en el objeto de tu afecto es suficiente para que tu cerebro libere dopamina, y entonces, cuando finalmente ves a la persona, tu cerebro te “recompensa” con más dopamina. Esto, según los investigadores, es clave en el comportamiento de apareamiento, pues es lo que haces que la relación continúe.

3. Baja el estrés

Enamorarte puede ser algo estresante al principio. Los niveles de cortisol, la hormona del estrés, están por los cielos debido a la ansiedad que se siente en esa etapa. Pero una vez que la relación ya está “asentada”, el cortisol da paso a la oxitocina y la dopamina. Un estudio publicado por Neuroendocrinology Letters señala que las personas que están enamoradas y sienten que cuentan con el apoyo de su pareja, tienen una mejor respuesta fisiológica para manejar y reducir el nivel de estrés y ansiedad.