By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

Sigue estos consejos caseros para prevenir y eliminar las moscas de fruta

Compraste fruta para toda la semana, pero antes de que puedas consumirla ya tienes cientos de pequeños insectos revoloteando a su alrededor. ¿Te suena familiar? Se trata de la mosca de la fruta, o Drosophila melanogaster, como seguramente la conociste en la clase de Biología en secundaria. Se siente atraída por las sustancias altas en fructosa, como es el caso de las frutas y vegetales que han comenzado a fermentar (proceso normal en la maduración). En realidad esta mosca no representa peligro para los humanos, pero dado que cada hembra puede poner hasta 500 huevos, ¡pronto tendrás un muy molesto enjambre si no actúas rápido! Acá te presentamos algunos consejos caseros para prevenir y eliminar las moscas de fruta.

1. Limpia todas las superficies

Antes que nada, limpia bien las superficies de la cocina donde pueda haber restos de fruta o de cualquier otra comida. Lava cualquier plato, vaso o utensilio sucio. Deshazte de cualquier pieza demasiado madura o podrida, porque allí puede haber huevos de mosca. No te confíes en que luzca “decente” por fuera, porque estos insectos hacen túneles hasta el centro de la fruta. No dejes los desechos que recogiste dentro de la cocina; saca la bolsa de basura al contenedor exterior. Guarda cualquier fruta o vegetal nuevo que compres en la nevera hasta que elimines completamente la infestación de bichos.

2. Trampa con vinagre y jabón

El primer paso que acabamos de mencionar es importante porque es la base para que funcione cualquier remedio que apliques. Así que una vez que tengas todo limpio, puedes preparar esta trampa: en un frasco o tazón, agrega una parte de vinagre de manzana por cuatro partes de agua. Añade una o dos gotas de detergente líquido para platos, mezcla bien y coloca el frasco cerca de donde está el enjambre de moscas. Estas se sentirán atraídas por el dulce del vinagre, pero cuando se acerquen al líquido, quedarán atrapadas por el jabón. Puedes colocar tantas trampas como desees en la cocina.