By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

10 mascarillas caseras para cuidar tu cabello graso

Muchas personas creen que al tener el cabello graso deben evitar las hidrataciones, los acondicionadores y lavárselo todos los días. Pero lo cierto es que los lavados deberían ser menos frecuentes y la nutrición es necesaria, sobre todo porque este tipo de cabello tiende a ser graso en las raíces, muchas veces con caspa y con suciedad acumulado, pero seco en las puntas. Acá te presentamos 10 mascarillas que puedes elaborar en tu casa con ingredientes naturales para que luzcas una melena espectacular. Aplícalas una o dos veces por semana.

1. Miel, vinagre de manzana y limón

Esta mascarilla es ideal para limpiar la acumulación de suciedad y productos. Por su acción astringente, se recomienda usarla solo una vez a la semana. Necesitarás el zumo de 1 limón pequeño, 1 cucharada de miel, 2 cucharadas de vinagre de manzana y 3 cucharadas de agua. Mezcla muy bien aplica inmediatamente desde el cuero cabelludo hasta las puntas. Deja por 15 minutos y enjuaga completamente con agua fría. El limón desintoxica el cabello, la miel es un humectante natural y el vinagre ayuda a equilibrar el pH del cabello.

2. Aloe vera

El aloe vera, también conocido como sábila, te ayuda a remover el exceso de grasa de tu cuero cabelludo y a refrescarlo, sin resecar. Esto es muy importante sobre todo cuanto la grasa produce caspa o dermatitis. Todo lo que tienes que hacer es extraer la pulpa y el gel de 1 hoja de sábila y mezcla con unas gotas de zumo de limón. Una variación más hidratante es sustituir el limón con 1 cucharadita de aceite de almendras. Aplica en el cuero cabelludo, masajeando las raíces, y deja por 30 minutos. Lava y acondiciona como de costumbre.

3. Romero y aceites esenciales

Además de tratar el cuero cabelludo graso, se dice que esta mascarilla también ayuda con la caída de cabello asociada a esto. Hierve romero fresco (lo que saques de 2 o 3 ramitas) en una taza de agua. Cuela, deja enfriar y añade 7 gotas de aceite de árbol de té y 5 gotas de aceite esencial de hierba limón (lemongrass). Coloca la mezcla en una botella con atomizador y rocía por todo el cabello, masajeando el cuero cabelludo. Deja toda la noche y lávalo como de costumbre en la mañana. Estos aceites esenciales equilibran la secreción de sebo, y el nutritivo romero ayuda con el crecimiento.

4. Almidón de maíz

Esta seguramente será la mascarilla más fácil en esta lista. Todo lo que debes hacer es colocar 1 cucharada harina de almidón de maíz, también llamada maicena, en un salero o algo parecido (puede ser también un colador fino), y rociarla en tu cabello y cuero cabelludo completamente secos. Deja reposar por 10 minutos y retiralo cepillando con un cepillo de cerdas suaves. No necesitas lavar. La maicena ayuda a absorber el exceso de oleosidad y dejara tu cabello suave. Esto es tanto una mascarilla como un método de lavado en seco.