Estos 14 actores llevaron su pelea al siguiente nivel

Hollywood puede parecer el lugar perfecto en donde estar; el punto de destino para todos los actores y las actrices en sus comienzos, y la tierra de fantasía de jovencitas y jovencitos, pero la tierra de cuentos de hadas en realidad tiene su propia cuota de malas lenguas, amargura, y contiendas de vida real que trascienden la gran pantalla.

 

Algunos de los actores simplemente no pueden soportar a sus co-actores; ya sea porque hacen bromas molestas que no son divertidas todo el tiempo, o porque son oportunistas que clavan puñales por la espalda – la lista de asuntos ocasionadores de conflicto pareciera no tener fin. Esta es quizás una vez más que podemos proclamar con añoranza “estrellas; son igual que nosotros” porque los embrollos de oficina no se limitan solo al personal de restaurantes y vendedoras. A lo largo de los años, algunas celebridades de bastante renombre han llevado su mala conducta tan lejos que otros actores se rehúsan categóricamente a aceptar cualquier proyecto que los involucre. La causa de esto es todo desde insultos dementes a conflictos de personalidad. Aquí están algunos de los embrollos de más mala fama entre co-estrellas, y echemos un vistazo a cómo fue que en primer lugar se originaron.

 

Jim Carrey y Tommy Lee Jones

El punto más alto de la carrera cinematográfica de comedia de Jim Carrey podría decirse que fue el periodo en el que protagonizó “Batman eternamente” como el personaje Riddler. Una persona que definitivamente no era un fan del estilo de comedia de Jim Carrey era ni más ni menos que su propia co-estrella, Tommy Lee Jones, quien interpretó a Harvey Dent. Miembros del elenco y del personal técnico e incluso el director, Joel Schumacher, hicieron declaraciones de que Tommy Lee Jones se presentaba todos los días al plató con mala predisposición. En una entrevista en 1996, el director le dijo a Entertainment Weekly que “Jim Carrey fue un caballero, y Tommy Lee se veía amenazado por él. Estoy cansado de defender a actores pagados de más, con privilegios de más”.

 

El punto máximo del embrollo entre Jones y Carrey fue quizás en la noche anterior a que el par tuviera que grabar una escena juntos. Carrey declara que él y Jones se encontraron de casualidad en un restaurante y Carrey caminó hacia Jones para saludarlo. Sin embargo, el actor quedó completamente estupefacto con la respuesta que obtuvo. Carrey le contó a Howard Stern que el otro actor “…se levantó, temblando un poco, y me abrazó y dijo: ‘Te odio. De verdad no me agradas’. Y mi reacción fue: ‘Wow. ¿Qué pasa, amigo?’. Y él dijo: ‘No puedo aprobar tus payasadas’.”. Esa es una línea genial, ¿no les parece?

 

 

Julia Roberts y Nick Nolte

1994 vio al trágico par de Julia Roberts y Nick Nolte protagonizar la comedia romántica “Uno contra todo”. Desafortunadamente, las dos estrellas no congeniaron para nada en el plató, y sus riñas por pequeñeces detrás de escena definitivamente resonaron en la pantalla como falta de química. Se puso tan feo que el director de la película, Charles Shyer, programó que tantas escenas como fuera posible se grabaron por separado para evitar que las dos estrellas estuvieran cerca el uno del otro.

 

En medio de la filmación de la película, Julia Roberts en una entrevista con New York Times declaró que su co-estrella Nick Nolte era “completamente repugnante… parece que se esfuerza por repeler a la gente”. Nolte reiteró con su propia declaración al decir que “no es lindo llamar a alguien ‘repugnante’. Pero ella no es una buena persona. Todos saben eso.”. La pelea del par definitivamente no murió, ya que tantos años más tarde en 2009 Roberts hizo una imitación vulgar muy memorable de su antigua co-estrella durante una presentación en The Late Show. Para nada se necesitaba a un genio para entender de quién se estaba burlando.

 

 

James Franco y Tyrese Gibson

Fanáticos del drama militar del 2006 “Annapolis” recordarán que se centra en el boxeo para el torneo organizado para oficiales y reclutas de la Academia Naval de los Estados Unidos. Sin embargo, las cosas tomaron un giro desagradable detrás de escena cuando la estrella James Franco llevó las cosas un poco demasiado lejos con su co-estrella Tyrese Gibson. Gibson ha publicado declaraciones en las que dice que Franco fue tan lejos que le metió piñas a su co-estrella durante ensayo para sus escenas de boxeo. Gibson le dijo a la revista Elle: “El tipo me pegaba con todo”, le dijo Gibson a Elle. “Yo siempre decía, ‘James, relájate, amigo. Solo estamos practicando’. Nunca se relajó.”

 

Franco nunca ha admitido haber golpeado a Gibson, pero sí admitió en una entrevista con GQ que “probablemente fui un idiota”. Aunque no tan inclinado hacia las disculpas, Gibson le puso punto final cuando dijo en 2007 que “nunca quiero volver a trabajar con él, y estoy seguro de que él siente lo mismo. Se sintió muy personal. Hartó.”.

 

 

Will Smith y Janet Hubert

Seguramente los fanáticos de “El príncipe del rap en Bel Air” están al tanto de que la actriz que interpretaba a la Tía Vivian tuvo que ser reemplazada a mitad de la serie. Aunque probablemente no saben por qué. La actriz Janet Hubert era la persona original que hacía el papel de tía Vivian al principio, hasta 1993. En 1993 fue reemplazada por Daphne Reid, quien interpretó ese papel hasta que “El príncipe” terminó en 1996.
 

Versiones e informes de parte de allegados al show y de Janet Hubert han dicho que Smith y los miembros más jóvenes del elenco no eran amables con ella en el plató. Ella dijo que los miembros del elenco “… algunas cosas crueles, horribles para mí – eran como niños malos, Will y Alfonso [Ribeiro]”. Sin embargo, Smith tiró esas acusaciones por el piso. En una entrevista de 1993 con una estación de radio, dijo que Hubert tenía una mala actitud en el plató y durante las grabaciones y que “sin importar nada más, para ella, yo simplemente soy el Anticristo”. Hubert no iba a permitir esa declaración sin defenderse, y en 2011, la actriz le dijo a TMZ que ella nunca podría volver a trabajar con Smith. “Nunca habrá un reencuentro… ya que nunca haré nada con un imbécil como Will Smith”, despotricó. “Sigue siendo un ególatra y no ha madurado.”

 

 

Shannen Doherty y Everyone

Una de las cosas que todas las co-estrellas mujeres de Shannen Doherty tienen en común es quizás el desagrado que comparten por la actriz. Doherty es popular por tener algunas de las peleas en el plató desagradables entre co-estrellas, y en el plató de “Beverly Hills 90210” casi se agarra a las piñas con su compañera de elenco Jennie Garth. Otra estrella de 90210, Tori Spelling, dijo en un especial de Lifetime de 2015 que hizo que Aaron Spelling, su padre, hiciera que despidieran a Doherty del drama adolescente.

 

Cuatro años después de los desastres de 90210, Doherty se vio en el medio de otra pelea. Esta vez, con su compañera de elenco Alyssa Milano en el plató de la película “Embrujadas”, que fue otra producción de Aaron Spelling. Alyssa Milano ha declarado que los días en el plató eran realmente difíciles, y que “era mucho como la secundaria”. Además, una fuente interna del show le dijo a TV Guide en 2001 que “con el tiempo fue claro que [ya sea Doherty o Milano] se tenía que ir”. Han pasado más de 10 años desde todo el desastre que terminó con la partida de Doherty de la película, pero parece que las cosas entre el par se han resuelto. Cuando a Doherty se le diagnosticó cáncer de mama en 2016, Milano se acercó a ella, y al parecer ahora las dos están en términos amigables otra vez.

 

 

Richard Gere y Sylvester Stallone

Ha sido bastante obvio para todo el mundo que existe una pelea intensa detrás de escena entre Richard Gere y Sylvester Stallone. Stallone se abrió a cerca del embrollo entre las estrellas durante una entrevista con Ain’t It Cool en 2006. Stallone dijo que Gere fue el que originalmente fue seleccionado como el actor principal, Chico, en el popular drama de 1974 “La pandilla del barrio”. A pesar de que el drama fue un éxito, las co-estrellas no pudieron llevarse bien ya que Stallone y Gere peleaban en el plató, lo que llevó a que Gere fuera reemplazado por Perry King.

 

Stallone dice que recuerda que Gere era un verdadero idiota en el plató, incluso se ponía duro durante los ensayos de las escenas de pelea, y hasta derramaba comida sobre los pantalones de Stallone; “el director tuvo que tomar una decisión: uno de nosotros se tenía que ir, uno de nosotros se tenía que quedar. A Richard le dieron sus papeles de despedida y hasta el día de hoy de verdad le desagrado. Hasta piensa que soy la persona responsable por el rumor del gerbo. No es cierto… pero ese es el rumor.”.

 

 

Robert Downey Jr. y Terrence Howard

Terrence Howard definitivamente no guarda ninguna reserva en cuanto a hablar contra su antigua co-estrella, Robert Downey Jr. en 2013, Howard apareció en Watch What Happens Live, y dijo que el estudio en principio lo contrató para un acuerdo de tres películas, “vinieron hacia mí con el segundo y dijeron: ‘Mira, te pagaremos un octavo de lo que teníamos contractualmente para ti, porque nos parece que la segunda será exitosa contigo o sin ti.’. Llamé a mi amigo que ayudé a conseguir el primer trabajo, y no me devolvió la llamada por tres meses.”. Por otros tres años, el par no logró arreglar sus diferencias, pero finalmente se reunieron otra vez en la boda del director Brian Grazer, en 2016.

 

 

Kevin Smith y Bruce Willis

“Duro de matar” halló a Kevin Smith y Bruce Willis trabajando juntos con poco o ningún reparo, a los dos actores les resultó más difícil compartir el plató de su comedia policial de 2010 “Dos inútiles en patrulla”, que Smith dirigía y Willis protagonizaba. Antes de trabajar juntos en la no-tan-genial película, Smith no se guardó nada a cerca de su admiración por la superestrella de “Duro de matar” e incluso aceptó un recorte en su paga para trabajar con Willis. Desafortunadamente, los sueños sobre conocer a/trabajar con tus héroes a menudo están sobrevaluados, ya que las dos superestrellas vinieron con sus egos masivos.

 

Smith ha descripto su experiencia al dirigir a Willis como “devastadora” y le da todo el crédito a la co-estrella de Willis, Tracy Morgan, por ayudarlo durante el proceso de filmación… “De no ser por Tracy, me hubiera matado o hubiera matado a alguien más al rodar esa película.” Smith publicó su autobiografía en 2012, “Tough Shit”, y entró en más detalle a cerca de la experiencia, diciendo que Willis era “el emo-cabrón más infeliz, más amargado y más malo que haya conocido en cualquier trabajo que haya tenido. Y ten en cuenta, he trabajado en Domino’s Pizza.”. Duro.

 

 

Wesley Snipes y Ryan Reynolds

“Blade: Trinity” probablemente es más famosa por su falta de entusiasmo que por el entusiasmo de justamente ver la película, y los lectores probablemente la pasarían mejor leyendo el relato de Patton Oswalt sobre su experiencia en el plató de la película. Las primeras dos películas de la trilogía podrán haber sido gigantes. Pero la tercera fue una total decepción y dejó a los fanáticos quejándose. Oswalt dice que el director David S. Goyer debería estar libre de cualquier culpa a cerca de cómo resultó la película, más que nada porque el director estaba demasiado ocupado manejando el comportamiento errático de su actor principal, Wesley Snipes.

 

“Wesley era simplemente un loco de m***** en una forma divertidísima”, el actor y comediante dijo a A.V. Club. “No salía de su remolque, y fumaba hierba todo el día.” Oswalt afirmó que Snipes “intentó estrangular al director” en cierto punto, lo cual llevó a que Goyer contratara un montón de motociclistas como guardaespaldas. “Y eso puso como loco a Wesley, tanto que, por el resto de la producción, solo se comunicaba con el director por medio de notas Post-It. Y firmaba cada nota de Post-It ‘de parte de Blade’.”

 

Sin embargo, la pelea no terminó solo con Gover. Se dice que la estrella tampoco pudo llevarse bien con su co-estrella, Ryan Reynolds, y llegó tan lejos que se rehusaba a llamar al actor por su nombre. “Se refiere a Ryan Reynolds como ‘ese blanco pobre’”, un miembro ejecutivo del personal técnico le dijo al escritor Chris Parry con la condición del anonimato. “‘Dile a ese blanco pobre que se salga de mi línea visual’ y ‘dile a ese blanco pobre que haga bien sus líneas’.” Reynolds se tomó a risa los comentarios cuando una vez se le preguntó a cerca de trabajar otra vez con Snipes, y dio un enfático ‘no’.

 

 

Tom Sizemore y Val Kilmer

Los ’90 actuaron como un gran ascenso a la fama para el actor Tom Sizemore, con sus papeles en gigantescas películas dramáticas como “Fuego contra fuego” para agradecer principalmente. Es bien sabido que Sizemore protagonizó la película de 1995 junto con la co-estrella Val Kilmer. El par se volvió a unir en el plató de “Planeta rojo” cinco años más tarde, y el reencuentro vio mucho resentimiento tomar forma. Hay reportajes que afirman que el embrollo empezó cuando la producción decidió enviar el equipo de ejercicios de Sizemore al sitio de filmación, Australia. Y él no estuvo muy feliz por eso.

 

Sizemore escribió en su autobiografía titulada “By Some Miracle I Made It Out of There” que todo el desastre alcanzó su punto de ebullición cuando una fuerte discusión pasó a ser una pesa de 50 libras arrojada a Kilmer por Sizemore. Afortunadamente, el actor enojado le erró a su objetivo deseado. Un productor después le dijo a Sizemore que tuviera cuidado de evitar el rostro de Kilmer en la ocasión de otra pelea física sangrienta. Sizemore estuvo de acuerdo, y prosiguió a golpear a Kilmer en el pecho y decir: “Nunca voy a volver a ir contigo a otro planeta otra vez.”. Sin embargo, se dijo que el par enterró el hacha de guerra, y parece que ahora se dirigen la palabra.

 

 

Julianna Marguiles y Archie Panjabi

Puede que los espectadores hayan sido agasajados con un buen drama de parte del show The Good Wife, pero ya había suficientes peleas y tensión detrás de escena entre las co-estrellas Archie Panjabi y Julianna Margulies antes de que Panjabi finalmente dejara el show. Los personajes de la pantalla que las mujeres interpretaban eran en realidad buenas amigas pero las actrices, no. La pelea era tan mala que el par se rehusó a que las grabaran juntas durante un realmente sorprendente número de 51 episodios, y la mayoría de la comunicación entre sus personajes de pantalla se hizo por teléfono. Cuando Panjabi dejó el show, el par finalmente se vio obligado a tener una escena juntas, pero aun así encontraron una solución. La magia del CGI y la pantalla verde entraron en juego cuando las dos actrices de hecho grabaron su última escena juntas, de forma separada. No ser capaz de soportar a un compañero de trabajo tanto como para compartir un cuarto con él o ella es definitivamente una señal de que necesitas irte – tal como hizo Punjabi.

 

 

William Shatner y George Takei

La pelea de este par duró un increíble periodo de 10 años y brotó en el comienzo de la serie de Star Trek original, que duró entre 1966 y 1969. Se reporta que el dúo tenía conflictos por las tomas de primer plano y de Shatner, que interpretó el papel de Captain Kirk, habló su co-estrella Takei al decir que no era “un jugador de equipo”. Sin embargo, Shatner afirma que apenas conoció a Takei y hasta llegó a cuestionar la salud mental de su co-estrella.

 

“Hay una gran enfermedad ahí, es tan dolorosamente obvio que hay una psicosis ahí”, dijo Shatner. “No sé cuál era su problema original conmigo, no tengo idea… Literalmente no lo conozco. No lo conocí muy bien en la serie. Venía por uno o dos días, como lo evidencia el rol que interpretaba.”

 

Takei, por su parte, dice que conoce a su antigua co-estrella Shatner mucho mejor de lo que le es cómodo. Mientras grababa su aparición semanal en el The Howard Stern Show, Takei le dijo al conductor de radio que Shatner, a quien describió como egocéntrico, entre otras cosas, se rehusaba a subir al escenario junto con los otros miembros del elenco bromeando con la última aparición en convención del enfermo James Doohan. Se reporta que Shatner se refirió a la enfermedad de su antigua co-estrella como “mierda de Alzheimer”.

 

“[Una] declaración monstruosa”, dijo Takei a cerca de la elección de palabras de Shatner. “No fue una sorpresa, pero sí, espantoso. Esto es lo típico que pasa en el plató, ya sea de la serie de televisión o de las películas, o en las convenciones. Este fue otra convención en la que decidió que no iba a hacer lo que querían que hiciera, y se marchó.” Doohan, desafortunadamente, falleció en 2005.

 

 

Tony Curtis y Marilyn Monroe

Algunos podrían considerar “Una Eva y dos Adanes” como una de las más grandes comedias de todos los tiempos, pero las condiciones de grabación y del plató no fueron de lo más divertido; más especialmente para las co-estrellas Marilyn Monroe y Tony Curtis. Monroe era notoriamente la persona que causaba problemas en el plató, haciendo que los productores perdieran dinero y tiempo para seguir el ritmo de su comportamiento errático. Al parecer, para Curtis la última gota que rebalsó el vaso fue cuando tuvo que volver a grabar una escena de besos con Monroe. Más tarde, cuando se le preguntó cómo se sintió besar a Monroe, Tony respondió que “¡fue como besar a Hitler!”.

 

 

Bette Davis y Joan Crawford

Este podría decirse que es una de las peleas de Hollywood más famosas de todos los tiempos, tan intensa y llena de drama que FX desarrolló una serie que se centró en la pelea y los personajes involucrados, con Jessica Lange en el papel de Joan Crawford, y Susan Sarandon en el papel de Bette Davis. Se dice que la pelea de estas dos se remonta a la década de 1930, mientras Davis protagonizaba “Peligrosa” con la co-estrella Franchot Tone. Davis pronto se enamoró, y se enamoró fuerte, del guapo, encantador actor, pero la pelota se inclinó a favor de Crawford esa vez, ya que la actriz se casó con Tone luego de que la producción de la película llegara a su fin. Davis le hizo saber a todo el mundo cómo se sentía respecto a ese acontecimiento, hasta llegar a decir que “Crawford se acostó con cada estrella masculina en MGM excepto con Lassie”.

 

Su amarga rivalidad llegó a su punto culminante en los ’60 cuando el par enemistado se encontró como co-estrellas del thriller psicológico, “¿Qué pasó con Baby Jane?”, que sirvió de prácticamente espejo de la vida real de sus sentimientos mutuos, ya que los personajes de la película eran dos hermanas antagonistas. Sin embargo, Crawford perdió el autocontrol cuando los Oscars le hicieron un desaire, y solo su co-estrella Davis fue nominada para un premio por su papel en la película. Llegó a comenzar una campaña contra Davis, y al final obtuvo algo de gloria cuando tuvo la oportunidad de aceptar el Oscar en nombre de Anne Bancroft, quien finalmente surgió como la ganadora del premio, pero no pudo asistir. El productor William Frye habló acerca de la reacción de Davis durante la after-party de los Oscar. Recuerda que la desairada actriz llenó todo un vaso hasta el borde con güisqui y proclamó que el trago era para Crawford. Frye la corrigió diciendo que Crawford tomaba vodka, no güisqui, pero Davis replicó con un mordaz: “No me importa lo que tome. Esto va a su maldita cara.”. Nos resta imaginar qué sucedió después de eso.