By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

10 personajes femeninos que amamos pero que en realidad no son tan buenas

Al verlas en la pantalla, sentimos empatía por ellas y nos dejamos atrapar por sus historias en el momento. Pero, si lo analizamos fríamente, muchas de las heroínas del cine y la televisión que admiramos hoy en día no son tan inocentes como pensábamos. Desde rasgos de personalidad que actualmente serían considerados “bandera roja” hasta motivaciones poco encomiables, estos 10 personajes femeninos no son tan encomiables en realidad, aunque, siendo sinceros, es probable que nunca dejemos de amarlas.

1. Carrie Bradshaw, de “Sex and the City”

Está bien, la amamos. Amamos su estilo, amamos su vida. Pero es difícil negar que se trate de uno de los personajes más egoístas en la historia de la televisión, y en muchas oportunidades su capacidad de demostrar su amistad fue más que cuestionable. Siempre hacía que todo girara en torno a ella sin importar por lo que estuvieran pasando sus amigas, y en retrospectiva, se portó bastante mal con varios de sus prospectos amorosos. ¿Recuerdas a Aiden? No se lo merecía.

2. Ariel, de “La sirenita”

No es un personaje de carne y hueso, pero formó una parte importante de nuestra infancia y seguramente no fue hasta que nos hicimos mayores que entendimos que en realidad no era un buen ejemplo para las niñas. No es solo el hecho de que jamás obedecía a su padre y no escuchaba los consejos de su amigo más sensato (pobre Sebastián), sino que además se encaprichó con el príncipe Eric al punto que aceptó renunciar a su voz y convertirse alguien que no era. Esto, sin mencionar que ¡ni siquiera lo conocía!

3. Sophie Sheridan, de “Mamma mia!”

Es fácil simpatizar con ella a la primera y pensar que solo quería descubrir quién era su padre. Pero, ¿comprendes que invitó a su boda a tres antiguos amantes de su madre, a los que no conocía, y sin haberle avisado a la pobre mujer? ¿Y que lo hizo después de leer el diario privado de su madre sin su permiso? Si esto hubiera pasado en la vida real, seguramente se hubiera producido un gran drama familiar, pero en esta película, lo vimos como una comedia romántica al ritmo de Abba.

4. Olivia Pope, de “Scandal”

Es seguro decir que millones de mujeres en el mundo llegaron a ver a esta exitosa gestora de crisis como un modelo a seguir del empoderamiento femenino. Pero al verlo más detenidamente, nos encontramos con un personaje cuya ambición la hacía olvidarse de los sentimientos de sus trabajadores, e incluso varias veces los perjudicó para beneficiarse a sí misma. Incluso llegó a manipular a varios de sus amigos. Hoy en día no sabemos qué era más tóxica: la Olivia jefa o la Olivia amante del presidente.