By using this site, you agree to our updated Privacy Policy. We may use cookies to give you the best experience on our website and show most relevant ads.

10 consejos para tratar la piel grasa

A muchas personas les causa inseguridad tener piel grasa en el rostro, sobre todo por su apariencia brillante y los poros dilatados. Pero debes saber que este tipo de piel resulta ser el que resiste mejor los rayos del sol y el que se mantiene joven más tiempo, porque la grasa ayuda a mantener la elasticidad y retrasar la aparición de arrugas gracias a su contenido natural de vitamina E. Acá el truco es saber cómo controlar el exceso de grasa sin dañar la piel. Para ello, te presentamos 10 consejos naturales que podrás aplicar hoy mismo en casa.

1. Cubo de hielo

Si necesitas que tu maquillaje dure más porque tienes algún evento especial, prueba este truco para ralentizar la producción de sebo. Después de lavar tu rostro, pasa un cubo de hielo por unos cuantos minutos por toda la cara. No enjuagues, solo deja que el agua fría que queda en la piel se absorba y procede con tu rutina de maquillaje. Esto funciona porque el frío ayuda a cerrar los poros, dándole a la piel una textura más tersa y libre de grasa que permitirá que el maquillaje se adhiera mejor. Ten cuidado de no dejar el hielo mucho tiempo en un solo sitio, porque podrías quemarte.

2. Aloe vera

Esta planta tiene propiedades bacterianas y astringentes que regulan el sebo y limpian los poros. Por esto es uno de los ingredientes preferidos de las personas con piel grasa. La manera más fácil de usar aloe vera es cortar una hoja, extraer el cristal y aplicar en el rostro el líquido que esto derrama. También es válido colocar los trozos de cristal directamente sobre la piel. Dejar actuar un rato y después retirar con agua.

3. Naranja y yogurt

Debido a su alto contenido de vitamina C, la naranja es un exfoliante excelente para las pieles grasas. Además, ayuda a tratar las manchas causadas por el sol. Hay personas que afirman que beber zumo de naranja natural a diario durante unas semanas ayuda a regular la producción de sebo. También es posible aprovechar sus beneficios de forma tópica, preparando una mascarilla con partes iguales de zumo de naranja y yogurt natural sin azúcar. Se aplica sobre el rostro y se deja actuar por 20 minutos.

4. Agua de hamamelis

Se consigue en las tiendas naturistas y farmacias. El agua de hamamelis tiene propiedades purificantes que cierran los poros y aportan hidratación, algo que incluso las pieles grasosas necesitan. Se puede usar sola con tónico facial, aplicándola con un algodón después de la limpieza. Deja secar y no enjuagues. Si quieres potenciar sus efectos, mezcla en partes iguales agua de hamamelis y agua de rosas. Tu piel te lo agradecerá.